02nd sep2011

Y Santiago…

by fernando

Llegada a Santiago
Y si, llegamos a Santiago. Pero, como se puede indicar, hace ya como 3 semanas.
Y es que de nuevo, vuelve a surgir la falta de tiempo a la hora de escribir. En mis primeros caminos recuerdo que siempre escribia el diario todos los días(como aparece en algunos de los relatos que se pueden ver en el foro), pero a medida que haces más caminos, al final vas disfrutando más del mismo y sueles llegar tarde, con lo que el diario… nada de nada.

Y como dije: llegamos a Santiago. Allí uno por un lado, otro por otro, que que hacemos que si tal, que si cual. Es curioso lo que parece que sucede cuando llegamos a Santiago. Hay como “algo” que quiere evitar que esto se termine, y al mismo tiempo, se hace todo lo contrario.

Y del camino… pues que lo recordaba menos duro de lo que era, claro que la otra vez resultó menos duro y además iba más entrenado(era el segundo camino que hacía en un año). Hay parajes preciosos que no están explotados tanto como en el francés, y quizás muchos no ven (y que no lo vean) las posibilidades que tienen.
En este camino te puedes encontrar con lugares nefastos para el peregrino: Cadaveo (mejor pasar de largo: ni bares y mucho menos en el albergue cuya hospitalera se hace pasar por presidente de la asociación cuando alguien tiene razón) o incluso la llegada a Galicia por su minúsculo albergue: Ribadeo. Y lugares que son un paraiso de hospitalidad como el que tiene Tilde en La Caridad, y eso que trabaja para el ayuntamiento, pero me da que esa mujer es peregrina desde que nació. Hay muchas imágenes que atestiguan lo de Tilde: deja los colchones de su casa si hace falta al albergue, te recibe con una sonrisa y te trata como si de su hijo fuesemos. Ese día oí más de un comentario del tipo “…mira lo que hace, si me están dando unas ganas de abrazarla y darle unos besazos!”.

Galicia… siempre Galicia, saturada, menos que en el francés, pero saturada. Sobre todo cuando llegas a Sobrado dos Monxes y ves… “gentes” que no peregrinos, por todos los lados y además disfrazados de peregrinos.

La llegada a Arzúa… mejor dejarlo, y es que de no ver a nadie en el camino a, como decía una de las compañeras de camino: “no puedes mantener una conversación sin que se enteren cientos de personas de tan juntos como vamos”. En eso aún se diferencia el camino del Norte al francés. Eso sí, si eres de los que caminas por la tarde, la cantidad de “peregrinos” disminuye considerablemente y… pues se asemeja algo a lo que se disfruta en el camino del Norte.

Y que más, pues que creo que cuelgo las botas por una buena temporada. Me gusta el camino, me gusta la convivencia con personas que quizás no vuelva a ver, me gusta el conocer a nuevos amigos… pero hay veces que cuando tienes tan metido en la cabeza lo que es el camino, sale algo que no me gusta: el disgusto, la impotencia de ver que otras personas se aprovechan del peregrino y que lo tienen peor que animales (como sucedió en Cadaveo). Y eso amarga a alguien que quiere el camino como ha visto en lugares como Corcubión, Todantos, Herbón o en La Caridad, entre otros lugares.

Es una pena que haya gente que se rige por el dinero, y pasa totalmente de la hospitalidad, pasando de ser “hospitaleros” a simples recauradores de un donativo, que ni es donativo ni es voluntario.
El camino, al menos desde Avilés, no se merece que sea nombrado Patrimonio mundial por la Unesco, se necesita mucho trabajo para conseguirlo. Para empezar concienciación de las personas que supuestamente son “amigos” del camino (asociaciones), y por otra parte, muchas localidades por la que pasa el camino dan la espalda a este de una u otra forma: albergues mal atendidos, mala señalización, camino sind esbrozar, mal señalizado… Y para colmo las infraestructuras siguen siendo las mismas que hace 7 años pero con 10 veces más de peregrinos.

Creo que no ha habido nada nuevo no? ;)

09th ago2011

En Arzúa y descansando,a pesar de la hipocresía de los turigrinos

by fernando

20110809-065515.jpg
Pues pasó que cuando caminas, uno no tiene cobertura, y como se llega tarde…

En estos 3 días he quedado harto de camino, y al mismo tiempo sorprendido por la grandeza de este camino. Pero para mi desgracia, estoy más harto que satisfecho.

Esto es la selva, el camino ya se hace más a bus o en taxi sin problemas. La gente que quiere hacer el camino,se queda sin albergues, sin poder descansar y en la calle, como nos hemos quedado alguna vez. Y no hablamos del camino francés sino de el del Norte, que está menos saturado y menos mercantilizado.

La sensación es que todo esto esta demasiado degradado. Es cierto que estamos en agosto,pero en épocas menos concurridas se nota algo.
Y es que creo que tras este camino,colgaré las botas.

Y mientras, pues de la Caridad llegué a Ribadeo, pero como alli no había sitio hicimos 7 kms más, a un albergue nuevo que hay en Vilella.
20110809-095014.jpg
En esa etapa me separé de mi amiga Ana,que por lo que veo dejará de serlo y que lo mismo que el camino me dió esa amistad también me la quito. Y es que sigue siendo cierto que el camino pone a cada uno en su sitio y así se puede conocer verdaderamente una persona.A Ana creía que la conocía y por haber compartido unas preciosas etapas, se puede decir que solo ha aprendido a hacer mochilas. Y es que en este camino se ve la gente que es solidaria y que en los momentos malos del camino(y de la vida) dan todo lo suyo por lo demás.
Ana, solo piensa en el colchón del siguiente albergue, dando lo mismo que haya ido al camino con alguien,bajo la excusa de que sino sigue su ritmo…

Tras esta etapa el grupo se dividió y aparecieron dos nuevos componentes,que,para variar van mal y una solo puede coger autobuses por una lesión en las rodillas que ya venia de largo. Ha intentado andar,pero nada.

A pesar de ello hemos encontrado momentos memorables en estos dias.Hemos esperado al que peor estaba y hemos disfrutado del camino, aunque no teníamos asegurada la cama.
O mucho me equivoco o estas chicas,a pesar de todo lo feo que hemos visto, van a engancharse al camino. Y es que ya les gustan eso de “más camino menos Compostela”.
Tras llegar a Mondoñedo nos encaminamos a Vilalba. Por medio cayeron las raciones de pulpo en a Feira de Abadin y las fresas, que sabían a gloria, de un paisano que nos las dió al pedirle agua.

De Vilalba a Baamonde, a donde llegamos tras parar e ir lentiiiiiiiiisimos. Los 20 kms nos llevó más de 8 horas.Eso si con una lesionada y… parando hasta para lavar como se ve en las siguientes fotos.
20110809-101206.jpg

20110809-101354.jpg
Hasta Sobrado dos Monxes fué una larga y extensa etapa que alargamos hablando con todo el que se cruzase por medio,vacas incluido. No en vano alguna dijo que quería ser rubia gallega… supongo que nos dió mucho el sol!

Y hoy en Arzúa, en contacto con el camino francés, decepcionante de nuevo y con una larga historia que contaré en la siguiente entrada.